Skip to main content

News

Cinco Minutos con…

Published: 12/12/2016
La Dra. Julie Stafford fue la merecedora del Premio WSAVA-Hill’s Next Generation 2016.

Fue presentada con el Premio durante el Congreso Mundial de Cartagena y ofreció una ponencia sobre la depresión, el burnout y el suicidio en la profesión veterinaria.

Como estudiante, la Dra. Stafford trabajó en una clínica pro bono en Nicaragua y se involucró en la Student American Veterinary Association (SAVMA) y la International Veterinary Students Association (IVSA). Desde que se graduó en 2013, participó en programas de liderazgo con la Oregon Veterinary Medical Association (OVMA) y la American Veterinary Medical Association (AVMA). Dedicó un año a trabajar con AVMA promoviendo el bienestar en la profesión veterinaria y es una firme defensora de la prevención en salud mental y el cuidado de uno mismo en veterinarios. Actualmente vive en Alaska, donde trabaja con perros de trineo Iditarod y colabora en desarrollar una comunidad veterinaria más activa.

Su ponencia fue muy bien recibida. Se sintió halagada por la respuesta?

Me sentí contenta y a la vez triste de la aceptación que tuvo mi ponencia. Estuve contenta de que tanta gente estuviera interesada sobre este tema, pero triste de que la salud mental y el bienestar sea algo que afecta a TANTOS veterinarios en todo el planeta. Realmente, no estaba segura de qué relevancia tendría para los diferentes países ya que la mayoría de los estudios en bienestar se realizaron en Australia, Reino Unido, Canadá y los EEUU – pero resulta obvio que este es un problema que afecta a la mayoría, sino a todos los países donde trabajan veterinarios. Lo que fue realmente destacable, es lo involucrados, abiertos y esperanzados que somos enfrente a crear el cambio. Me llegaron preguntas honestas y sinceras desde todas las generaciones de veterinarios durante la ponencia y posteriormente, muchas de ellas enfocadas a conocer qué más se puede hacer para uno mismo y para los demás. Gracias a esos momentos, no me cabe duda de que podemos conseguir un cambio real que convierta a nuestra profesión en más feliz y más saludable.

De dónde viene su interés por el bienestar veterinario?

Nació cuando fui seleccionada por el AVMA para participar en el AVMA Future Leaders’ Program (FLP). Nuestro grupo tenia la tarea de desarrollar alguna herramienta tangible que beneficiara a los miembros de AVMA en global. En ese tiempo, estaba trabajando como veterinaria rural en pequeños y grandes animales y sintiendo la presión de trabajar solamenre un o dos veterinarios en todo el condado. Experimentaba fatiga compasiva, pérdida de balance trabajo-vida, aislamiento y muchos otros factores de estrés a los que los veterinarios nos enfrentamos.

Me di cuenta de que no era la única que estaba preocupada por el bienestar veterinario. Nuestro grupo FLP empezó utilizando el término ‘bienestar’ y al final de nuestra primera reunión ya habíamos decidido cambiarlo por el de ‘bienestar mental veterinario’. Con la ayuda de AVMA creamos recursos online en www.avma.org/wellness, organizamos un simposio sobre bienestar en la conferencia de AVMA 2015 en Boston, con las ponencias ‘Luchando contra la Fatiga Compasiva’, ‘Derrotando a la Conversación Difícil’, y ‘Dominando el equilibrio Trabajo- Vida.’ También publicamos un comentario en JAVMA titulado ‘Tomando acción y realizando progresos hacia el bienestar en el sitio de trabajo veterinario’.

Como veterinaria relativamente recién graduada, qué es lo que más te ha sorprendido de nuestra profesión?

La buena voluntad de cambiar. Esto no siempre se demuestra a nivel individual, pero como colectivo, estamos abiertos al cambio. Pienso que esto es paralelo a nuestro amor por el aprendizaje. Deseamos mejorar la medicina y estar actualizados con las últimas técnicas clínicas. De forma similar, nos sentimos confortables con la actualización de aplicaciones en nuestra profesión. Como milenial, me sorprendió gratamente lo a menudo que se consultaba mi opinión o punto de vista y se tenía en consideración.

De manera no tan positiva – la falta de apoyo personal en la clínica práctica. Todos estamos tan ocupados que el apoyo personal se cae por la borda. Normalmente, de forma totalmente no intencionada. Yo solía trabajar en la única clínica del condado. Nunca consideré ni oí malos comentarios de otros veterinarios. Trabajando en otra zona más metropolitana, me sentí descorazonada con la fea competición que puede ocurrir entre clínicas veterinarias. Pienso que necesitamos fijarnos más en dejar a un lado la competición empresarial y en darnos apoyo unos a otros como veterinarios.

Si solamente pudieras dar un consejo a nuestros colegas para intentar mejorar el equilibrio trabajo-vida, endeudamiento de las facultades, fatiga compasiva, etc. Cuál sería?

Encuentre qué tipo de tipo de trabajo se adapta a usted, dedíquese a ello ¡y no se torture! No todos somos iguales y eso está bien. Incluso si su jefe ha hecho algo siempre de una forma que no le conviene, simplemente dígaselo. Estaba tan nerviosa de decirle a uno de mis jefes que TENÍA que empezar mi trabajo dos semanas tarde para tener tiempo de visitar el Gran Cañón… y adivine lo que me contestó: “Diviértase!”

Algunos veterinarios pueden ser capaces de trabajar 14 horas seis días a la semana y pueden necesitar solamente seis horas de dormir por la noche para mantenerse lúcidos, pero esto no funciona para mí. Necesito ocho horas! Si duermo menos me vuelvo malhumorada, no puedo pensar rápido, y no puedo ofrecer lo mejor de mí misma. No me importa si a los demás les parece que soy joven y capaz de trabajar sin descanso. Necesito mi descanso y necesito tiempo libre para ser mejor y más productiva veterinaria.

Si apagar el teléfono del trabajo a las siete es lo que le mantiene sano, hágalo! No se sienta mal estableciendo límites. Establezca roles que sean claros y concisos y rómpalos solamente cuando USTED quiera, para nadie más.

Cuéntenos un poco acerca de su trabajo en Alaska y los perros de trineo Iditarod.

Trabajo en la clínica Veterinaria Wasilla en Wasilla, Alaska – la localidad donde empieza la renombrada Carrera de Trineos Iditarod y donde se situan las oficinas centrales. Vemos muchos perros de trineo en nuestra clínica, tanto perros que compiten en Iditarod y otras carreras como perros de trineo recreacionales.

Lo más importante que quiero que todo el mundo sepa es que esos perros AMAN lo que hacen, y que los mushers y handlers AMAN a sus perros. Los perros están mejor tratados que muchos de los nuestros y es obligatorio que realicen exámenes físicos anuales, analíticas sanguíneas y controles electrocardiográficos antes de correr en la carrera Iditarod. Como es de esperar los perros están muy sanos. Aún así los animales aptos pueden sufrir lesiones, como la ruptura del tendón del calcáneo, las heridas en las almohadillas e incluso lesiones por congelación, que son un poco más frecuentes que en nuestros clientes habituales.

Aunque he tratado algunos perros de trineo heridos, mi trabajo es más regulatorio. Muchos mushers de todo el mundo vuelan a Alaska con sus equipos de perros para competir y necesitan ser examinados para certificados de salud y documentos de pasaporte. Es un buen trabajo que me obliga a relacionarme con perros y personas amistosos. Me encanta.

concave-pink-white